Misión irrenunciable para el que escribe

MISIÓN IRRENUNCIABLE PARA EL QUE ESCRIBE

 

A nivel de lo que se llama el posicionamiento de Google, el artículo que tenéis ante los ojos es demasiado corto, con títulos poco manifiestos, sin palabras clave interesantes, sin enlaces a otros lugares del Blog… Además, utilizo frases demasiado largas… Pero, lo siento, es el artículo que ahora quiero escribir y como quiero hacerlo…

Lo único que me importa es que vosotros me lo ‘posicionéis’ en vuestros corazones…

 

**********

La estuve buscando desesperadamente
y, después de encontrarla en una gesta,
en un libro, en una imagen, en un sueño…
después de hallarla en la propia calle,
volveré a buscar una y mil veces,
en el inmenso pensamiento propio
y en lo infinito del mundo ajeno;
sí, volveré a buscar con empeño…
hasta hallar mi nueva idea

 

Os añado un soneto, que trencé con estilo de lo más clásico.

 

LA QUIMERA

Era como el transcurso de una estrella
Que, invisible, mágico se nos antoja,
Como el vibrar de una sencilla hoja
Cuando un pájaro se posa sobre ella.

Era como tenue vaho que destella,
Exhalado de la boca en que se aloja,
De quien busca superar la congoja
De no hallar entre ideas la más bella.

Era oponerse, firme y remiso,
Al ultraje de sentirse un obtuso,
Aceptándolo inmutable y sumiso.

Era componer, obstinado incluso,
La sucinta balada que preciso
Para apresar la ilusión de lo iluso.