MUCHA GENTE LO HABÍA LOGRADO

 

Ya sé que la vida funciona a base de saber qué se debe hacer para marchar e ir construyendo… Pero mucha gente lo había logrado en cualquier parte del mundo, lo había logrado… Y, entonces, vienen los poderosos, los encargados, los responsables del bienestar de la gente de sus naciones y… organizan guerras que destruyen… y matan las conciencias y la vida…

Sí, ¿qué es lo que sucede?; ¿esto cómo se come…?

Por supuesto, lo de siempre, el terrible concepto de ‘en nombre de los dioses…; en nombre de los dioses… pero por los intereses de todo tipo que hay detrás, que engañan, que desorientan, que frenan, que… matan.

Hay gentes mejores que yo, que no tienen oportunidades de ninguna clase, que no sea para ni siquiera sobrevivir entre este mundo del poder… Y esa gente aún cree en sus dirigentes…

Sinceramente, ¿qué vamos a hacer…? Y, todavía peor, ¿qué puedo hacer yo para ayudar a que esto cambie?

No sé si compadecerme de los hombres que son capaces de matar de la forma más cruel que se puede concebir; no sé si merecen disculpa por ser unos mandados o compasión por que sean capaces de obedecer.

Pero, en todo caso, no soy capaz de tragar el que lo hagan invocando la negación de la bondad divina, cuando una de las leyes más naturales entre los hombres es convivir con el sentido natural de la bondad entre todos nosotros, por encima de razas, clases y credos.

 

Yo tengo ganas de vivir y dormir en paz sabiendo que hay mucha gente mejor que yo, que hay gente de buena voluntad que piensa, se ilusiona, tiene hijos en la esperanza del futuro. Tengo necesidad de descansar sin zambullirme en la desolación del fracaso de la humanidad…

Y, encima, sé que la desolación no representa un freno automático, sino un auténtico freno de mano, que solo uno puede controlar… para no frenar su vida y caer en el absurdo… ¿Pero qué hacer…? ¿Lo sabes tú? Pues dínoslo porque, sin duda, nos ayudarás a todos…